sábado, 11 de junio de 2011

TRINI



Hoy tengo necesidad de hablar de tí, amiga mía, que estás en el cielo de las buenas personas.



Tu muerte física me llenó de consternación y una profunda tristeza, más conforme pasan los años te siento cercana a mi. Ya pasó ese tiempo de miedos y congojas, ahora sé que tu presencia en nuestras vidas fué importante y ejemplar. Pronto se cumplirá el décimo aniversario, y ya tienes una nietecita morena y guapa como tú.



Yo sé que desde donde estés la velarás y te sentirás feliz por su llegada a este mundo.



Con todo mi amor, para tí mi a miga del alma Trini.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

CON LAS PUPILAS DE LA MEMORIA FRANCA,
AVANZAMOS Y AVANZAMOS
INEXORABLEMENTE.
NO HAY QUE TENER VERGÜENZA DE LA MUERTE.
ASUMIENDO EL CORAJE DEL SILENCIO
DEL RECUERDO DULCE Y DE LAS PENAS
LOS QUE SE FUERON VOLVERÁN, PÉTALO A PÉTALO,
DIGAMOS QUE EN UN RAMO DE CAUTELAS.
ASUN-BENEDETTI.

Mavi en blanco dijo...

MEJOR DESCRIPCIÓN, IMPOSIBLE. POR ALGO SON GENIOS DEL SENTIMIENTO.
GRACIAS MI AMIGA. UN BESO