lunes, 17 de febrero de 2014

SE AMABAN




El pan crujiente,
luminoso como el Sol,
y el vino
de aquél puchero de barro,
de acabado perfecto,
de noble materia,
serian su alimento.
Ya no eran tan jóvenes,
pero si hermosos
y se amaban,
no podían vivir
el uno sin el otro.
Juntos pasaban la tarde
sin tocarse, pero juntos,
próximos.
Era evidente,
todos lo decían.
Ese amor tiene perfume
de Primavera.


Mavi g.g.

1ª entrega

8 comentarios:

El collar de Hampstead dijo...

: )

Tu poema tiene aroma a primavera.
Disfrútalo!

Un besito.

elisa lichazul dijo...

pan y vino
cuanta simbología!!!

no se necesita nada más
bello cuadro MAVI
besitos y buena semana

Rafael dijo...

La primavera tiene esas cosas.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

La pasión dio paso a la ternura.

Besos.

Maruja dijo...

Pan y vino con el se anda el camino del amor. Un abrazo

María dijo...

El roce hace el cariño.

Un beso.

Mavi en blanco dijo...

Muchas gracias, sois todos muy generosos conmigo.
Abrazos.

Eduardo F. Muñoz dijo...

Más que compañía, llega un momento que al igual que el pan y el vino, somos complementos.
Un abrazo.