viernes, 25 de octubre de 2013

JAZZ


   Música de jazz que
envuelve las horas atardecidas.
Un cálido saxo abstrae la realidad,
hace que el santo suba al cielo
desista, abandone
este cuerpecito mio.
Oscura está la senda, anochece.
El adverbio atormenta un olvido,
 antes, después...¿de qué?
¿te amé acaso,
 todavía, nunca, ya no...
te amo hoy?
El sonido brillante de la trompeta
 despierta
al santo que bajó del cielo,
 dejando  el alma en vilo.
Mavi.g.g.



5 comentarios:

Rafael dijo...

¿Te amé... te amo...?
Bonitas preguntas para reflexionar.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Te inspira muy bien el jazz.

Besos.

Mavi en blanco dijo...

Es una forma de salir de uno mismo sin dejar de mover los pies.
Gracias Toro.

elisa lichazul dijo...

buen texto MAVI
la música traspasa y eleva espíritus

buen finde
besitos

El collar de Hampstead dijo...

El jazz me transporta.
Siempre.

Buen domingo y un beso!