lunes, 11 de marzo de 2013

AMAPOLAS


Sencilla vistes amapola
de rojo sangre tu corola.

Un sol de oro despide un día
de quehaceres ordinarios,
hoy nada extraordinarios,
pero necesarios,
para calmar tanta algarabía.

La noche  trae  deseos  de espuma 
sueños que se disuelven
como arena de mar,   
 en la blancura de nieve de mi almohada.

Y mañana...será otro día.


V.G.G.

4 comentarios:

Rafael dijo...

Es como sentir el roce de las amapolas en la cara.
Un abrazo.

Lichazul dijo...

amapolas que granan los campos de la tierra
besitos y feliz semana

Mily Murillo dijo...

Y las amapolas siempre brillarán en el jardin de tu vida, con sol en la puesta, con sol en el amanecer... la vida en rojo, la vida en cada día, la vida en perspectiva.

Un fuerte abrazo hermosa.

Mavi en blanco dijo...

Gracias por vuestra poesía.
abrazos