lunes, 16 de febrero de 2015

AMANECÍA


El viento silva en los oídos.
Anochece.
A contraviento el viento
golpea mi cara
  que hierve de calor.
Me tumbo sobre la arena
tratando de no sentir
de no pensar,
en silencio,
con los ojos clavados
en la alta noche.

Cayó una estrella fugaz
y pedí un deseo,
ser algo más
que una mota de polvo
en el Universo,
que un fugaz momento,
 ¡vivir.
 para realizar tantos proyectos¡
Amanecía  
 y quise navegar al sol.

Mavi g.g.



8 comentarios:

Maritza dijo...

Qué maravilloso momento en que nos adentramos en nosotros mismos, y a la vez nos hacemos uno con el universo... Momentos de querer alcanzar. Momentos en que querer, puede ser realmente poder.

Abrazo grande, y bendiciones, querida Mavi.

Rafael dijo...

Suele ser el momento maravilloso para pedir ese deseo.
Un abrazo.

Tracy dijo...

¡Qué bonito!

poemas lichazul dijo...

luminoso y tira pa'rriba
besitos y buena semana MAVI

TORO SALVAJE dijo...

Ojalá ese deseo pudiera realizarse.
Es un deseo universal.

Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Yo también quiero.
Se lo pediré a la próxima estrella fugaz q vea...

Besitos

Amapola Azzul dijo...

El sol eres tú, besos.

la MaLquEridA dijo...

Eres poeta, eres suertuda.


Beso