jueves, 2 de enero de 2014

AMANECE


La tristeza
puede convertir la piel del agua,
en un mar hondo que habré de cruzar a nado.
Tiempos, vientos que pesan en el pecho
como una gran piedra.
Cuerpo trasparente,
inclemente, inapelable,
efímera materia de la vida,
ocaso que convierte las sombras
en ceniza.
Definitivamente el día se ha ido
llevándose con él
un rebaño de luces fatigadas.
Amanece,
 tu figura se aferra
a la borrosa orilla de mi vida
donde te espero.
Mavi.g.g





7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ojalá el nuevo día lo compense.
Esas luces fatigadas... ufffffffff

Besos.

Towanda dijo...

Hola, Mavi.

Una bonita visión del comienzo de un día.
Felicidades, resulta un poema precioso.

Besos.

TriniReina dijo...

Hasta la tristeza se difumina, a veces, al amanecer.


Besos

El collar de Hampstead dijo...

Que él borre toda tristeza y encienda una luz bonita.

Un besito Mavi!!

Rafael dijo...

La noche se va y vuelve el día en su amanecer.
Un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

Lo importante es que amaneció.
besos¡

la MaLquEridA dijo...

Amanece, el nuevo día tiene la posibilidad de ser mejor que el ayer.


Un abrazo