viernes, 3 de junio de 2011



2 comentarios:

Anónimo dijo...

EL MAR, GIGANTE AZUL,
EMBRAVECIDO,
SIEMPRE AL CIELO SOMETIDO.
CON AMENAZANTES OLAS
DE BLANCAS ESPUMAS SONORAS,
RUGE SU IMPOTENCIA ACUÁTICA.
ES COMO UN LAMENTO ETERNO
DE VOLVER SIEMPRE AL ABISMO,
DE NUNCA ALCANZAR EL CIELO.
ASUN.

Mavi en blanco dijo...

Yo creo que la mujer esta hecha de algo de mar, y como tal nos comportamos. un beso Asun